Justicia para una mujer valiente

June 26, 2016

 

El crimen y la delincuencia, bien lo sabemos, cruzan incontenibles por todo el mapa nacional. Los malhechores no respetan nada y a nadie, y lo mismo perpetran asaltos con diversos grados de violencia a transeúntes, automovilistas y casas habitación, que robo de vehículos y, peor aún, sangrientos secuestros y asesinatos.
Las víctimas pueden ser mujeres, hombres, adolescentes, ancianos e, incluso, niños. Y, por si algo faltara en este catálogo del horror, el mal se expande por ciudades, pueblos y carreteras, como una plaga que a su paso deja muertos, heridos, personas privadas de su libertad y familias destruidas.
Es inevitable en esta ocasión aludir a un caso reciente que se difundió a través de las redes sociales y los medios de comunicación, y que nos indignó a todos quienes nos enteramos de él. Me refiero al asalto a un autobús de pasajeros de la línea ETN en el trayecto de la Ciudad de México a San Luis Potosí, concretamente en las proximidades de la caseta de pago de Tepozotlán. El autobús circulaba a vuelta de rueda debido a un denso tráfico, cuando de pronto dos sujetos armados lo abordaron, amagaron a los pasajeros y les robaron sus pertenencias. No conformes con eso, uno de los delincuentes abusó sexualmente de una pasajera. A pesar de su dolor, su desconcierto y su temor de resultar doblemente victimizada –como suele suceder a las mujeres que se atreven a denunciar abusos sexuales–, Rosa Margarita Ortiz Macías decidió denunciar esos hechos, primero públicamente a través de un video que se difundió de manera profusa por las redes sociales, y después legalmente ante el ministerio público. Así, a pesar de que el chofer de la unidad convenció a los pasajeros de que no presentaran la denuncia formal, gracias a la valentía de la agraviada ya se sigue oficialmente una investigación de este preocupante hecho que, por desgracia, parece que no es una excepción.
“Por el amor de dios, ¿qué está pasando en México?”, dice Rosa Margarita Ortiz en su mensaje, que es tan conmovedor como indignante. Todo un ejemplo el de esta ciudadana que se decidió a romper el círculo de silencio que suele afectar a las mujeres agredidas sexualmente, a quienes una falsa noción de pudor les impide hacer denuncias formales, lo que desemboca en que los delincuentes queden impunes y sigan cometiendo esos graves delitos.
Por eso, todos debemos dar seguimiento a este caso para exigir que el ministerio público y en general las instancias correspondientes respondan con prontitud y eficacia, es decir, que se haga justicia como lo establecen nuestras leyes.
Esperamos prontos resultados de la indagación y, sobre todo, que estos sean contundentes y creíbles, pues de otra manera sólo servirán para aminorar aún más la confianza en la justicia de nuestro país. Con frecuencia los ciudadanos optan por no denunciar los delitos de los que son víctimas porque saben que la impunidad es elevadísima y están casi seguros de que los culpables quedarán libres para seguir delinquiendo.
México está cambiando en todos los sentidos y para bien, gracias a una ciudadanía más participativa y exigente. Por eso, en esta ocasión no sólo hago un reconocimiento a una mujer valiente e íntegra, que constituye un verdadero ejemplo, sino prometo estar muy pendiente del caso hasta saber de la captura de esos malvados que merecen la mayor condena.
Pero también deberemos estar atentos a que los sistemas de seguridad actúen con inteligencia y sentido preventivo, además de que las líneas de transporte foráneo, como en el caso que nos ocupa, tienen que adoptar estrategias de seguridad y coordinar sus acciones con las autoridades municipales, estatales y federales en la materia.
Lo que más preocupa es que no se trata de un hecho aislado, ya que con anterioridad en ese mismo trayecto han ocurrido latrocinios y otros delitos, por lo que también se debe investigar a los mandos policiacos que sean responsables de la seguridad en esa zona.
Va, pues, toda nuestra solidaridad y admiración para esa valiente mujer y nuestra exigencia de que el caso se aclare a la brevedad y se sancione con todo rigor a los delincuentes. Estamos y estaremos pendientes del caso de Rosa Margarita Ortiz Macías.

Please reload

Entradas destacadas

Láminas viejas convertidas en obras de arte

May 3, 2016

1/3
Please reload

Entradas recientes

September 18, 2020

September 11, 2020

September 4, 2020

August 21, 2020

July 31, 2020

July 24, 2020

Please reload

Archivo