Mi bazar

June 9, 2018

 

El bazar, como sabemos, es un legado comercial de Oriente que ha ido encontrando cada vez un espacio de privilegio en el mundo occidental.

Sus raíces etimológicas, no dejan dudas, pues su significado es justamente el lugar de los precios.

Sin embargo, más allá de sus ofertas inigualables por el bajo precio de las mercancías, contra las que casi nadie puede competir, ofrece a la vez una diversidad de bienes y productos muy peculiares.

Conocidos y reconocidos son en el mundo los grandes bazares de Teherán y Estambul, que incluso responden a dinastías religiosas muy poderosas económicamente, y hasta llegan a retar a sus propios gobiernos cuando intentan imponerles condiciones o regulaciones que les parecen injustas.

En materia de bazares, México no ha sido la excepción, pues a lo largo y ancho del país han emergido establecimientos bajo tal concepto, como el tan conocido y visitado Bazar del Sábado en las inmediaciones de San Ángel.

En lo personal, me han llamado tanto la atención estos que son puntos de encuentro humano e intercambio comercial, que un buen día hace ya tres años, se me ocurrió montar un bazar en la temporada navideña, que quizá sean los más socorridos en nuestras ciudades.

Asocio también, el concepto de bazar, como un lugar de sorpresas con carácter efímero o coyuntural.

Y la verdad es que desde que puse el primero con el buen pretexto del fin de año he tenido mucha aceptación. Al siguiente año, muchas de mis amigas me pidieron que volviera a instalarlo y más aún, me sugirieron que por igual lo pusiera con motivo del Día de las Madres, e igualmente extensivo al Día del Maestro, en mayo mismo. Accedí a su petición y la verdad es que se repitieron las satisfacciones no sólo por la venta de mis cuadros y otros artículos que fui creando y que les llamé “Fantasías del Paraíso”, sino por el encuentro fraternal que se registraba, día a día, en tanto duraba el bazar en cuestión.

Experiencia que me ha aportado además la oportunidad de pensar en variantes del icono de mi pintura que es la manzana y que se ha reflejado lo mismo en una colorida bolsa de mano, un hermoso y original delantal, fina joyería de plata o en prácticas cajas de madera con pintura sobrepuestas de mi autoría, para diferentes usos.

Apenas el 31 de mayo concluyó el bazar que duró todo este mes y ya desde ahora estoy preparando otras sorpresas para el Día del Padre, en junio, el cual no sólo me lo pidieron amistosamente sino que me lo exigieron mis amigas, con la idea de que produjera mis creaciones también para los señores.

Desde luego, pasando junio, echo a volar la imaginación para el ya tradicional Bazar de Navidad, con nuevas creaciones e incluidos los niños, porque también he pensado en ellos.

En verdad, ha sido una experiencia muy gozosa, que ha retado mi creatividad y año con año exige sorpresas y novedades. Un enorme satisfacción, que comparto con todas y todos,  en el ya cada vez más conocido Bazar de Martha Chapa, mi bazar del corazón.

 

Página web:

http://www.marthachapa.mx

 

Sala-Museo Martha Chapa:

http://www.dgb.uanl.mx/bibliotecas/burrf/salamuseomarthachapa/

 

Facebook: Martha Chapa Benavides

Twitter: @martha_chapa

Please reload

Entradas destacadas

Láminas viejas convertidas en obras de arte

May 3, 2016

1/3
Please reload

Entradas recientes

September 18, 2020

September 11, 2020

September 4, 2020

August 21, 2020

July 31, 2020

July 24, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags