La gran Clamille

August 2, 2019

 

Hoy abordo de nueva cuenta el tema de esas mujeres que han entregado su existencia a la creación.  Camille Claudell, de quien se han escrito varios libros y  realizado películas, es una de ellas, aunque sigua siendo una gran desconocida para muchos de nosotros o un  absoluto misterio.

Empecemos por decir que nace en 1864, que su padre fue recaudador del Registro de la Propiedad. Pero sobre todo, que compartió con sus hermanos un destino por las bellas artes, pues desde muy pequeña Camille mostro su vocación por la escultura. De igual forma, su hermano Paul por la literatura y asimismo Louise su hermana,  por la música.

Camille ingresó en la Academia Colaruss en París no obstante que durante esos años las mujeres en general todavía  no tenían acceso a la Escuela de Bellas Artes. Tuvo, entre sus maestros, a Paul Dubois y Alfred Boucher y en 1883 entra como aprendiz en el taller de Auguste Rodin, personaje clave de su vida. Muy pronto la relación entre discípula y maestro se intensifica, hasta el punto de que en 1888 Rodin  se inclina  por arrendar un taller, en La Folie Payen, para  trabajar exclusivamente con Camille.

Ahí, emprendió e hizo estudios de pies y manos para algunas de las obras maestras de Rodin como «Los burgueses de Calais» o «Las Puertas del Infierno».

 

Y se identificó tanto el estilo de ambos artistas en las obras que hicieron juntos, de que resulta difícil en ocasiones saber de quién es cada obra, a no ser que se identifican solamente por la firma. Y sus producciones se entrelazan, así como se entrecruzaron sus destinos. Así, «El eterno ídolo» de Rodin se acerca a la «Sakountala» de Claudell (su primera obra ambiciosa, mención de honor en el Salón de 1888); «el Beso» del maestro, a «El abandono» de la alumna (variante en bronce de «Sakountala»; y más tarde en una nueva versión en mármol de «Vertumne et Pomone»); también la «Galatée» del escultor,  semejante a «Jeunne fille à la gerbe», modelo realizado por la artista, pero firmado por Rodin. En todo caso, recordemos aquella frase de: «Le he enseñado dónde encontrar oro, pero el oro que encuentre le pertenece a ella», emitida por el escultor sobre su discípula.

Pero los celos,  tanto de índole amorosa  y especialmente en el campo artístico,  fueron minando la relación, algo que suele ocurrir con las parejas cuando la rivalidad aparece entre ellos. Según se cuenta: “Rodin sospechaba que Camille le hacía sombra a su fama y que fue una de las razones por lo que nunca la apoyó a seguir adelante. Incluso,  se le ha llegado a responsabilizar de la locura de la joven, lo cual se contradice con una especie de contrato voluntario que firmó el propio Rodin en 1886: «En adelante no tendré más alumna que la señorita Camille Claudell. La protegeré a ella sola por todos los medios que estén a mi alcance». En dicho documento se afirma también que, tras el viaje de ambos a Italia, ella se convertiría en su esposa. Nada más lejos de la realidad, pues él siempre estuvo unido a la costurera Rose Beuret, con quien tuvo un hijo. Ni siquiera le hizo cambiar de opinión el embarazo de Camille, quien se vio obligada a abortar. Y aunque hubo un primer intento de separación en 1893, fue 1898 el año de la ruptura definitiva entre ambos, materializada por Claudell en «La edad madura» a la cual Rodin se opuso  frente a la solicitud del Estado Francés de vaciarla en bronce.

Más allá de estas historias  es evidente que ella pertenece a un linaje de artistas, llamados  malditos, cuyas vidas están marcadas por los accidentes, pleitos o arrebatos, que hasta podríamos decir que a momentos rayan en la locura, aunque queda claro, eso sí, que Camile y Augusto  enlazaron íntimamente el genio de su obra y su carácter apasionado, y que de esa forma acreditaron su leyenda.

 

Página web:

http://www.marthachapa.mx

 

Sala-Museo Martha Chapa:

http://www.dgb.uanl.mx/bibliotecas/burrf/salamuseomarthachapa/

 

Facebook: Martha Chapa Benavides

Twitter: @martha_chapa

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Láminas viejas convertidas en obras de arte

May 3, 2016

1/3
Please reload

Entradas recientes

September 18, 2020

September 11, 2020

September 4, 2020

August 21, 2020

July 31, 2020

July 24, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags